Pasadores

Me ha costado un poco, ¿sabes?
Aprender a atarme los zapatos.

Tú tenías una forma única que no quisiste compartir.
Yo intenté todos los nudos y cuando creí haberlo resuelto
apareció mi abuela a decir que no era el correcto.

Así que me alejé.
Me fui a buscar nuevas formas y nuevos movimientos.
Vi las más raras y las más estúpidas.
Algunas eran todos un arte y otras eran solo tropezar.

Pero volví a ti.
No lo notaste, claro.
Me escondí en ese espacio entre tu escritorio y tu cama
en el que solo yo entro y en el que solo yo entraré.
Obtuve el panorama deseado.

Te descubrí con tus zapatos más nuevos.
Y como llevo la cámara a todos lados,
me hice con fotos paso a paso de esa creación.
Se me hizo un remolino por las costillas.

Noté que usas mi método.
Lo que me hizo pensar, después de todo,
que no somos para el otro dos seres perfectos, sino
uno solo, único y errado.

One Comment Add yours

  1. Tu escribiaste ese poema? Bonitas botas y corset! 🙂

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s