Nubes.

Ni caer para arriba ni deshacerte de tus emociones.
Ni caminar con la nariz ni lamerte el codo.
Ni pensar dentro de otra cabeza ni dejar de parpadear.
Ves que esa es la naturaleza poniendo los límites, ¿verdad?
Por eso odio cuando un ‘choro‘ me condiciona.
Me restringe la libertad. Siento que por él dejo de hacer cosas.
Como cuando veo gente y quiero llevármela a escala en una foto.
Andar sola y sacar la cámara supone un peligro mortal.
La depresión ayuda al pensar que, como ya no queda más que perder,
puedes arriesgarte.

Vi a este hombre pintando nubes un día en el que Lima
estaba especialmente odiosa, triste y gris.
Pero veía lo que él iba a hacer: ponerle color al vacío.

Así fue como noté que, de hecho, yo sí puedo lamerme el codo.
Así que, ¿por qué demonios no iba a sacar la cámara?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s