Pepinos.

Nunca supe mucho sobre tener mascotas. Mi primer cachorro se lo tuve que dejar a la señora que vendía caldo de gallina a la espalda de mi casa. Yo no sabía limpiar cacas de nadie y mi madre ya estaba harta de hacerlo. –